¿Cómo se genera mi Imagen de Marca Personal?

Ya tienes una marca personal, aunque no seas consciente de ello. La gestión adecuada de tu propia marca es crucial para el éxito de tus relaciones y para la consecución de tus objetivos más ambiciosos; tanto en el ámbito personal como en el profesional. Gestionar la marca de uno mismo es relativamente sencillo si se conocen las técnicas básicas y se utilizan eficientemente las herramientas más adecuadas.

Todos tenemos ya una IMP (Imagen de Marca Personal). Desde que nacemos. Porque quienes nos conocen tienen una representación mental de nosotros (imagen) e incluso, pueden tener una opinión de nuestra persona (reputación). Tanto si somos conscientes de ello, como si no. Tanto si hemos hecho algo para gestionarla, como si no. Es importante reconocer esta circunstancia: no partimos de cero.

Pero… ¿Cómo se ha generado mi IMP? En realidad, se trata de un proceso muy fácil de entender, pero al mismo tiempo, es un mecanismo sofisticado en el que participan muchos factores de forma combinada.

El punto inicial de este proceso soy YO, con mi identidad y mi marca asociadas. Ya sea de forma casual o programada, en todo momento YO proyecto mi identidad y mi marca a través de distintos canales: por ejemplo a través de mi aspecto personal, a través de las personas con las que me relaciono, a través de mi comportamiento y de mis gestos, a través de lo que de mí puede encontrarse en Internet, a través de las palabras que pronuncio y de los mensajes que emito… y la lista de acciones a través de las que “me manifiesto” de forma activa o pasiva es realmente muy larga.

Estas manifestaciones de mi identidad y de mi marca llegan a las distintas personas que forman mi entorno. Ni todas mis acciones llegan a todos, ni siempre puedo controlar quién recibe qué. Lo que es seguro, es que cada una de ellas recibe algunas de esas proyecciones, las convierte en percepciones y las organiza en su mente, formando su propia representación mental de mi YO. Para ello, ha utilizado sus propios filtros. No es un proceso consciente, es más bien un proceso automático que se rige por mecanismos emocionales.

En este proceso es importante saber que, como marca personal que desea obtener una determina imagen en sus distintos públicos, sólo puedo influir mi IMP a través de los mensajes que proyecto y a través de los canales que utilizo para ello. Así es como consigo generar las percepciones que cada persona acumulará para formar su propia representación mental de mí. Lo que me será mucho más difícil –por no decir imposible- es influir en los filtros individuales que cada persona aplica para formarse su propia imagen de mi YO, porque eso forma parte de su propia personalidad y de su escala de valores

20130714-205559.jpg

Anuncios
Tagged with: ,
Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Marketing Viral, cada persona importa

Marketing, Publicidad, Comunicación Interactiva, Creatividad.

Wonderful Cinema

Short reviews on high quality films. No spoilers.

Empléate 2.0

Empleo, Orientación Laboral y RRHH en la Web 2.0

Rosa Elizabeth Quintana

Gestión de Personas Formación Educación

En los pies de una Community Manager

El blog de Noelia García

Pilar Gadea

diseño y comunicación

A %d blogueros les gusta esto: